top of page
  • trolemedios

MON LAFERTE EN EL FILMORE DE MIAMI BEACH

Por Pablo Arteche.


Amanece el 19 de octubre y en las calles chilenas aún humean algunas barricadas de la conmemoración del segundo aniversario del estallido social. Por su parte, en el otro hemisferio del planeta, la ciudad de Miami brilla como siempre en un agradable otoño que permite a los locales y turistas disfrutar de sus calles y famosas playas.

En el corazón de Miami Beach, en la avenida Washington y a una cuadra de la Lincoln Road, se encuentra el histórico teatro The Fillmore, edificación que es un fiel representante de la arquitectura Art-Deco de las primeras décadas del siglo pasado, sello distintivo del barrio y particularmente de su calle Ocean Drive. Un recinto de mediana capacidad para una gran ciudad como Miami, pero suficiente para convocar a la fanaticada local de la cantautora Mon Laferte. Si, el cartel anuncia a la chilena en una de sus últimas fechas de su U.S.Tour 2021, en el cual recorre el gigante país norteamericano de costa a costa.

Ingresamos a eso de la 19:00 horas y los asistentes tranquilamente llenaban las localidades pasando primero por el bar de lobby por un algo trago para amenizar la jornada. Como teloneras se presentaron las mariachis neoyorquinas Flor de Toloache, que sorprendieron con un curioso cover en español de la famosa canción Don't Speak.

Ya todo el público en sus asientos, se apagan las luces, saltan los músicos al escenarios y tras de ellos la estrella de la noche. Comienza el setlist con un puñado de canciones para prender al público con clásicos como “Amor Completo” y nuevos hits del repertorio como “La Mujer”. Pasadas las primeras canciones sorprende la minimalista puesta en escena a nivel musical: guitarra, bajo, batería y un trompetista para arreglos puntuales, más la guitarra rítmica de la misma Mon en algunos temas. Nada de Big Band, coristas ni mayores instrumentalizaciones, siendo una sobria pero efectiva producción. Luego en algunas canciones se pudo escuchar alguna que otra pista pregrabada con arreglos instrumentales. Vale destacar la función del “Rulo” en el bajo, ex integrante de “Los Tetas”, y de Cancamusa en la batería, ambos también de nacionalidad chilena, los cuales sostuvieron la base rítmica perfecta durante todo el concierto.

Luego del puntapié inicial vino un segundo momento para presentar las nuevas canciones de su último disco y el nuevo single “Algo es mejor” como adelanto del disco que viene, que sería el segundo lanzando este año luego de “Seis”. Sin embargo esta nueva canción en una clave pop que hace recordar el estilo de Julieta Venegas en su disco “Si” del 2003, sonó un poco descontextualizada al tono general del concierto, teniendo que aparecer quizás más canciones del nuevo disco para acompañar en vivo esta nueva exploración musical de Mon Laferte.

Pasando una sección más íntima y acústica del concierto se prende nuevamente el público con la interpretación de temas como “Plata ta ta” y “La democracia”, dos canciones en las cuales Mon explora a nivel lírico su lado más político, mientras una bandera chilena se asomaba por ahí en el público. Mon bromea entre canción y canción con su embarazo por una panza la cual ya se le hace difícil disimular a pesar del holgado vestido rosado que viste.

Toca el turno del hit “Amárrame”, la pegadiza canción que grabó con Juanes y Mon se despide del publico abandonando rápidamente el escenario. Como es de costumbre el público en las presentaciones en vivo espera el retorno del artista para “el bis”. Un par de canciones y suena “Tu falta de querer” para cerrar y despedirse definitivamente.

Abandonamos el teatro a la templada noche en Miami Beach y la curiosa coincidencia de que como chilenos en viaje estuviéramos ahí se vuelve irrelevante. Nuestra Mon Laferte pareciera ya no serlo, sino más bien una artista latina-mexicana de origen chileno que pertenece hace rato al mundo entero y que recorre hoy Estados Unidos con un show directo y efectista, sin parafernalias ni pirotecnia. Música en vivo al fin y al cabo, eso que tanto extrañamos durante el encierro pandémico y que ya se abre paso en los escenarios del planeta, al menos por ya por estos lados.

Como todas las noches los bares cerraran tarde en Miami y los turistas reaparecerán en la playa en la mañana, sin mayores preocupaciones y con cupo en internacional en la tarjeta de crédito buscando algo que comer o comprar; mientras Mon termina su gira a la espera de su primogénito, ¿o primogénita?, que inspirará seguramente nuevas canciones. El grito de las calles chilenas desde acá se escucha lejano y la vida se abre paso, como dice el dicho nacional “aquí y en la quebrada del ají”.





9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page